top of page
Buscar

El impacto del estrés en tu salud




¿Sabías que vivir en constante estrés no solo afecta tu salud emocional, sino que tu salud física también?


Empecemos por definir qué es el estrés. 


Este estado de preocupación o tensión mental es una respuesta del cuerpo que se presenta naturalmente ante situaciones de peligro o diversos estímulos que puedan resultar amenazantes para una persona. 


Es completamente normal sentir estrés ante las circunstancias de la vida diaria, especialmente en el ámbito laboral, escolar, económico y social. Y de cierta manera el estrés en pequeñas medidas resulta sano, ya que nos permite responder en situaciones de lucha y concentrarnos específicamente en dicha cuestión. 


Sin embargo, es importante que se aprenda a controlar el estrés para evitar que se vuelva un problema crónico y traiga consigo consecuencias a largo plazo.


Esta es una de las más importantes y significativas. 


El estrés crónico afectará tu sistema inmunológico, lo que te volverá más susceptible a contraer infecciones, enfermedades como diabetes, obesidad o problemas cardiovasculares.


Estrés, cortisol y el sistema inmune. 


Durante el proceso del estrés, tu cuerpo produce una hormona llamada cortisol. Esta hormona es indispensable para nosotros, pues ayuda a regular funciones metabólicas como el sueño, el peso, la presión arterial y hasta el nivel de azúcar en sangre, sin embargo, su ingreso al torrente sanguíneo debe ser por breves periodos de tiempo para que el cuerpo funcione con naturalidad. 


Durante periodos largos de estrés, los niveles de cortisol también permanecen elevados, lo que puede generar inflamación y un recuento más bajo de glóbulos blancos, dando como resultado un sistema inmunológico más débil que aumentará la incidencia de infecciones y en algunos casos, respuestas autoinmunes.


Esta alta concentración de cortisol también disminuye la concentración y da lugar a problemas como ansiedad o depresión, además de ataques de pánico o fobias.  


¿Cómo se manifiesta el estrés? 


  • Dolor de cabeza, espalda o garganta. 

  • Sensación de presión en el pecho 

  • Cansancio

  • Fatiga 

  • Alteraciones en el ciclo normal de sueño 

  • Disminución de la respuesta inmune 

  • Alteraciones en el apetito o molestias gastrointestinales 

  • Disminución o aumento del deseo sexual 

  • Problemas en la piel 



¡No es normal vivir estresado!

No te acostumbres a estos malestares y atiéndelos de la mejor forma. 


Existen diversas herramientas para tratar el estrés 


  • Sesiones de terapia psicológica 

  • Aromaterapia

  • Hacer ejercicio 

  • Meditación 

Actividades recreativas

Acompañar estas alternativas con una dieta antiinflamatoria mejorará los resultados.

Yo puedo ayudarte

Dra. Carmina Flores


Agenda tu consulta

5580097945  




53 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page